ÚLTIMAS NOTICIAS

La dieta, en niños con esclerosis múltiple, es especialmente importante

Una dieta rica en grasas saturadas, puede aumentar el riesgo de recaída en niños c ..
Artículo completo

Publicado: 16/10/2017

Los medicamentos para combatir la acidez estomacal pueden alterar determinadas bacterias intestinales y promover lesiones en el hígado

  Un estudio de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) ha ..
Artículo completo

Publicado: 13/10/2017

¿Pueden tomar avena los pacientes con intolerancia al glúten?

En la búsqueda se han localizado 1 Revisión Sistemática (RS) del 2017, 2 Sumar ..
Artículo completo

Publicado: 10/10/2017

Las bebidas alternativas a la leche no sustituyen el yodo de la leche de vaca

Los consumidores de bebidas alternativas a la leche pueden estar en riesgo de defi ..
Artículo completo

Publicado: 04/10/2017

Vínculo entre la luz, la grasa y la microbiota intestinal

Una proteína llamada NFIL3 está en el centro de una transacción metabólica clave e ..
Artículo completo

Publicado: 26/09/2017
Ver todas las noticias

Comer más frutas y verduras reduce a la mitad el gasto en medicamentos para los pacientes renales

Comer más frutas y verduras reduce a la mitad el gasto en medicamentos para los pacientes renales

Las personas con enfermedad renal que agregaron más frutas y verduras a su dieta tuvieron mejoras en la presión arterial y redujeron sus gastos de medicamentos casi a la mitad en comparación con las que fueron tratadas con un régimen de bicarbonato de sodio o no recibieron un tratamiento para la reducción del ácido, según los resultados de un estudio presentado en las Scientific Sessions 2016 de la American Heart Association.

Los riñones enfermos son menos capaces de eliminar el ácido del cuerpo, lo cual puede crear niveles de ácido anormalmente altos en la sangre, un trastorno llamado acidosis metabólica. Las personas con enfermedad renal a menudo son tratadas con bicarbonato de sodio para neutralizar el exceso de ácido. Debido a que muchas frutas y verduras, naturalmente, reducen el ácido después de ingerir, la acidosis metabólica también puede ser tratada mediante el aumento de las frutas y verduras en la dieta.

En el estudio actual, los investigadores compararon el control de la presión arterial en los pacientes que recibieron tratamiento para la acidosis a través de bicarbonato de sodio, frutas y verduras o sin tratamiento para la acidosis. El tratamiento para la acidosis estaba destinado a reducir a la mitad la carga de ácido en los riñones y todos los pacientes (36 en cada grupo) fueron tratados con medicamentos para reducir su presión arterial sistólica (el número superior) a menos de 130 mmHg.

Los investigadores encontraron que tras cinco años, la presión arterial sistólica media fue menor (125 mmHg) en el grupo de frutas y verduras que en los pacientes que recibieron bicarbonato de sodio (135 mmHg) o ningún tratamiento para la acidosis (134 mmHg). Aunque todos los grupos comenzaron el estudio tomando dosis similares de medicamentos para la presión arterial común, al final se redujo la dosis diaria en el grupo de frutas y verduras en comparación con los que tomaron bicarbonato de sodio o ningún tratamiento para la acidosis.

El gasto farmacológico medio en 5 años para bajar la presión arterial cayó casi a la mitad en el grupo de frutas y verduras (79.760 dólares) frente a los pacientes que tomaban bicarbonato de sodio (155.372 dólares) o no siguieron ningún tratamiento (152.305 dólares).

En un estudio relacionado, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidade de São Paulo, en Brasil, analizaron qué tipo de ejercicio es el más beneficioso para los pacientes con enfermedad renal en diálisis. Gracias a los datos de 28 trabajos, con un total de 1.045 pacientes en diálisis, compararon el ejercicio aeróbico, el entrenamiento de resistencia (fuerza) o los dos grupos de control.

Los investigadores hallaron que una combinación de la práctica de ejercicio aeróbico y de resistencia era la mejor opción para ayudar a los pacientes a aumentar su aptitud aeróbica y reducir su presión arterial. Tanto el ejercicio aeróbico como el entrenamiento combinado mejoró la capacidad aeróbica en comparación con los grupos control, pero sólo el entrenamiento combinado redujo la presión sistólica media (número superior) en la sangre (-5,88 mmHg) y la presión arterial diastólica (número inferior) (-3,93 mmHg).

 

Fuente: Univadis

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.