ÚLTIMAS NOTICIAS

La dieta, en niños con esclerosis múltiple, es especialmente importante

Una dieta rica en grasas saturadas, puede aumentar el riesgo de recaída en niños c ..
Artículo completo

Publicado: 16/10/2017

Los medicamentos para combatir la acidez estomacal pueden alterar determinadas bacterias intestinales y promover lesiones en el hígado

  Un estudio de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) ha ..
Artículo completo

Publicado: 13/10/2017

¿Pueden tomar avena los pacientes con intolerancia al glúten?

En la búsqueda se han localizado 1 Revisión Sistemática (RS) del 2017, 2 Sumar ..
Artículo completo

Publicado: 10/10/2017

Las bebidas alternativas a la leche no sustituyen el yodo de la leche de vaca

Los consumidores de bebidas alternativas a la leche pueden estar en riesgo de defi ..
Artículo completo

Publicado: 04/10/2017

Vínculo entre la luz, la grasa y la microbiota intestinal

Una proteína llamada NFIL3 está en el centro de una transacción metabólica clave e ..
Artículo completo

Publicado: 26/09/2017
Ver todas las noticias

Insectos, ricos en minerales (particularmente hierro)

Insectos, ricos en minerales (particularmente hierro)

Aunque en los países occidentales pueden resultar poco apetecibles, en otras regiones del mundo forman parte de la dieta tradicional de aproximadamente 2.000 millones de personas, según un reciente informe de la Food and Agriculture Organization (FAO), que también documentaba hasta 1.900 especies de insectos considerados como fuente de alimentación a nivel mundial.

Diferentes estudios ya habían constatado que representan una importante fuente de proteínas pero para poder considerarse sustitutivos de la carne deberían aportar algo más como el hierro, cuya deficiencia en muchas dietas puede acabar causando anemia, lo que se ha relacionado con déficit cognitivos o complicaciones en el embarazo, entre otros problemas.

Para ver si los insectos también cubrían estas posible carencia, analizaron el contenido mineral de saltamontes, grillos y algunos gusanos, así como la cantidad de nutriente que es absorbida por el organismo con su consumo, para lo que utilizaron un modelo de laboratorio que reproducía la digestión humana.

Así, vieron que los insectos tenían diferentes niveles de hierro, calcio, cobre, magnesio, manganeso y zinc. Los grillos, por ejemplo, tenían niveles más altos de hierro que los otros insectos mientras que otros minerales como el calcio, el cobre y el zinc está más presente en saltamontes, grillos y gusanos. Además, la absorción de estos minerales es más fácil que la de los presentes en la carne de vacuno.

En virtud de estos resultados, los autores consideran que pueden apoyar la idea de que el consumo de insectos podría satisfacer las necesidades nutricionales de la población.

 

Artículo publicado en UNIVADIS (Enlace)

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.