ÚLTIMAS NOTICIAS

La dieta, en niños con esclerosis múltiple, es especialmente importante

Una dieta rica en grasas saturadas, puede aumentar el riesgo de recaída en niños c ..
Artículo completo

Publicado: 16/10/2017

Los medicamentos para combatir la acidez estomacal pueden alterar determinadas bacterias intestinales y promover lesiones en el hígado

  Un estudio de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) ha ..
Artículo completo

Publicado: 13/10/2017

¿Pueden tomar avena los pacientes con intolerancia al glúten?

En la búsqueda se han localizado 1 Revisión Sistemática (RS) del 2017, 2 Sumar ..
Artículo completo

Publicado: 10/10/2017

Las bebidas alternativas a la leche no sustituyen el yodo de la leche de vaca

Los consumidores de bebidas alternativas a la leche pueden estar en riesgo de defi ..
Artículo completo

Publicado: 04/10/2017

Vínculo entre la luz, la grasa y la microbiota intestinal

Una proteína llamada NFIL3 está en el centro de una transacción metabólica clave e ..
Artículo completo

Publicado: 26/09/2017
Ver todas las noticias

Dietas con exceso de base para prevenir la insuficiencia renal

Dietas con exceso de base para prevenir la insuficiencia renal

La prevalencia de la enfermedad renal crónica en España ha crecido un 20 por ciento en la última década ya que se ha pasado de 1.001 pacientes por millón de población (pmp) en 2006 a 1.211 en 2015, según el registro de la Sociedad Española de Nefrología (SEN)

La dieta juega un papel en la disminución de la función renal. Específicamente, las dietas más altas en proteína animal, grasa animal y colesterol pueden estar asociadas con pérdida de proteína en la orina (albuminuria), que es un signo de daño renal. La obesidad podría también causar daño renal directamente, poniendo una carga indebidamente alta sobre los riñones y también causando cambios metabólicos dañinos como inflamación y oxidación.

En comparación con la dieta comida por nuestros antepasados, no sólo estamos comiendo más grasa saturada, azúcar y sal, ahora también comemos una dieta que produce ácido, en comparación con dietas con exceso de base, o dieta alcalina. Las dietas humanas ancestrales estaban, en gran parte, basadas en plantas, raíces y frutas, generando un exceso de base. En este sentido,  la carga de ácido dietética (DAL) está determinada por el equilibrio de alimentos inductores de ácido tales como carnes, embutidos y en general, alimentos procesados.

Se cree que las dietas que inducen ácido afectan al riñón a través de la toxicidad tubular, el daño a los diminutos, delicados tubos que producen orina en el riñón a través del aumento de la producción de amoníaco. El amoníaco es una base, por lo que el riñón lo crea para amortiguar el ácido de los alimentos que comemos. Esto es beneficioso en el corto plazo para deshacerse del ácido; Sin embargo, a largo plazo, todo ese amoníaco extra en nuestros riñones día tras día parece ejercer efectos tóxicos.

Nuestra función renal tiende a disminuir progresivamente después de los 30 años y, a los 80 años, nuestra capacidad renal puede bajar a la mitad. La mayor supervivencia actual y el estilo de vida sedentario, junto a una dieta con exceso de proteína y grasa animal, son los causantes de la explosión de insuficiencia renal en nuestra sociedad occidental.

La proteína derivada de alimentos vegetales acompañados de antioxidantes que pueden combatir los radicales libres, también tiende a tener menos aminoácidos que contienen azufre, causante de esa formación de ácido

Entre 1958 y finales del decenio de 1960, hubo un fuerte aumento en la incidencia de cálculos renales en Gran Bretaña. Durante ese período, no hubo cambio sustancial en la cantidad de oxalato de calcio que contienen los alimentos consumidos. Sin embargo, el consumo de hortalizas había disminuido, y la utilización de aves de corral, pescado, carne roja había aumentado. Los análisis estadísticos mostraron una fuerte relación entre la incidencia de piedras y el consumo de proteína animal.

Las dietas basadas en plantas se han prescrito durante décadas para aquellos con insuficiencia renal crónica. No contienen grasa animal, sin colesterol, y menos formación de ácido, y ayudan a bajar la presión arterial. De hecho, si se compara la función renal de los veganos con los vegetarianos y los omnívoros, la mayoría de la dieta a base de plantas se asoció más con los mejores parámetros para la prevención de la disminución degenerativa del riñón.

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.