ÚLTIMAS NOTICIAS

¿Es adecuado el aguacate para los mayores?

Investigadores de la Tufts University (Estados Unidos) aseguran que el consumo dia ..
Artículo completo

Publicado: 19/09/2017

¿Pueden, simplemente, 10 olivas, tener un fuerte potencial nutracéutico?

Las aceitunas contienen compuestos, llamados catecoles -especialmente 3,4-dihidrox ..
Artículo completo

Publicado: 14/09/2017

Sobre las ayudas ergogénicas... Posicionamientos de consenso

Tomar ayudas ergogénicas sin el asesoramiento de un experto, puede no ser tan peli ..
Artículo completo

Publicado: 14/09/2017

Dieta cetogénica aumenta la expectativa de vida y la memoria en ratones

  Las dietas cetogénicas simula ciertos aspectos metabólicos de la restricción ..
Artículo completo

Publicado: 05/09/2017

La leche, fuente de proteínas de alta calidad y sostenibilidad

Mientras que aproximadamente el 60% de la proteína dietética consumida en todo el ..
Artículo completo

Publicado: 30/08/2017
Ver todas las noticias

Un ácido docosahexaenoico (DHA) plasmático más alto se vincula a menos amiloide y mejor memoria

Un ácido docosahexaenoico (DHA) plasmático más alto se vincula a menos amiloide y mejor memoria

Un ácido docosahexaenoico (DHA) plasmático más alto se vincula a menos amiloide y mejor memoria

 

En este pequeño estudio transversal que incluyó un grupo de adultos mayores cognitivamente sanos, las mayores concentraciones plasmáticas de ácido docosahexaenoico se relacionaron con menos amiloidosis cerebral, mejores puntuaciones de la memoria y menos atrofia regional del cerebro.

"El hallazgo interesante fue la relación entre las bajas concentraciones plasmáticas de ácido docosahexaenoico y la amiloidosis cerebral (placas de amiloide) en adultos mayores sin signos de demencia", dijo a Medscape Noticias Médicas el Dr. Hussein N. Yassine, Departamento de Medicina, Universidad del Sur de California, Los Angeles. "Esta relación estuvo determinada predominantemente por las personas del cuartil más bajo de concentraciones plasmáticas de ácido docosahexaenoicoque que posiblemente han limitado la ingesta de pescado y mariscos".

"Este estudio se suma a la evidencia existente de las ventajas de consumir pescado y mariscos sobre los factores de riesgo de enfermedad de Alzheimer", añadió el Dr. Yassine.

El estudio fue publicado en versión electrónica el 8 de agosto en JAMA Neurology.

En un editorial relacionado,  el Dr. Joseph F. Quinn, Departamento de Neurología, Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, Portland, señala que el ácido docosahexaenoico es "el ácido graso poliinsaturado más abundante en el cerebro, desempeña un rol estructural importante en la sinapsis y a la vez también modula una serie de vías de señalización".

"Las concentraciones cerebrales de ácido docosahexaenoico también son moduladas por la ingesta de alimentos, de manera que es plausible que el ácido docosahexaenoico alimentario altere las concentraciones cerebrales y afecte a las dianas corriente abajo lo que incluye alteraciones patológicas y función del cerebro".

El Estudio del Cerebro Senil

El Dr. Yassine y sus colaboradores evaluaron concentraciones plasmáticas de ácido docosahexaenoico, medidas de densidad de amiloide con base en la tomografía por emisión de positrones con el compuesto B de Pittsburgh, volumen del cerebro y puntuaciones en las pruebas neuropsicológicas de 61 adultos sin demencia que participaron en el Estudio del Cerebro Senil.

Descubrieron que las concentraciones séricas de ácido docosahexaenoico (porcentaje de ácidos grasos totales) eran 23% más bajas en las personas con amiloidosis cerebral que en las que no la tenían (0,97 frente a 1,25; p = 0,007).

Las concentraciones plasmáticas de ácido docosahexaenoico se correlacionaron inversamente con la densidad de amiloide cerebral (r = -0,32; p = 0,01), independientemente de edad, género, escolaridad y genotipo de apolipoproteína E.

También observaron una correlación positiva entre las concentraciones séricas de ácido docosahexaenoico y el volumen cerebral en varias subregiones afectadas por enfermedad de Alzheimer, en particular los volúmenes del subículo izquierdo (r = 0,38; p = 0,005) y de la corteza entorrinal izquierda (r = 0,51; p = 0,001).

Desde el punto de vista clínico hubo una relación significativa entre las concentraciones plasmáticas de ácido docosahexaenoico y la memoria no verbal (r = 0,28; p = 0,03). Esta relación persistió después del ajuste con respecto a edad (p = 0,02), pero no después del ajuste con respecto al genotipo de apolipoproteína E (p = 0,10). Las concentraciones plasmáticas de ácido docosahexaenoico no se relacionaron con medidas de la cognición global, la función ejecutiva o las puntuaciones de la memoria verbal.

"El mensaje principal para los médicos sería que interroguen sobre el consumo de pescados y mariscos en adultos mayores, como un elemento para evaluar el riesgo de decadencia cognitiva y enfermedad de Alzheimer", dijo el Dr. Yassine a Medscape Noticias Médicas.

"Con base en solo este estudio transversal, no podemos recomendar los suplementos de ácido docosahexaenoico. Esperamos que nuestro estudio suscite el interés en llevar a cabo estudios de prevención para abordar si los suplementos de ácido docosahexaenoico en individuos sin demencia, con un consumo escaso de pescados y mariscos puede evitar o lentificar la presentación subsiguiente de enfermedad de Alzheimer", añadió el Dr. Yassine.

Apego a las recomendaciones para el consumo de pescado

En su editorial, el Dr. Quinn también advierte no atribuir una relación de causa y efecto a partir de un pequeño estudio transversal, planteando que el ácido docosahexaenoico plasmático puede ser un "marcador inespecífico de un estilo de vida saludable, más que un factor 'determinante' del efecto sobre el amiloide cerebral".

Hasta el presente aún no se ha esclarecido el potencial de los suplementos de ácido docosahexaenoico como una estrategia antiamiloide para la prevención de la enfermedad de Alzheimer, señala el Dr. Quinn.

Por ahora, tal vez "el mejor consejo sea apegarse a las recomendaciones del Centers for Disease Control and Prevention, la American Heart Association y la American Stroke Association, que recomiendan consumir pescado dos a tres veces por semana, principalmente para la salud vascular", comenta en su editorial.

"Varias clases de evidencia respaldan ahora la noción de que reducir el riesgo vascular puede disminuir no sólo los trastornos cerebrovasculares, sino también el depósito de amiloide cerebral. Esta perspectiva puede servir como una guía para asesorar a los pacientes con riesgo de enfermedad de Alzheimer y para interpretar la relación entre ácido docosahexaenoico y amiloide cerebral que nos presentan Yassine y sus colaboradores", concluye el Dr. Quinn.

El financiamiento para el estudio fue proporcionado por National Institutes of Health, la Fundación LK Whittier y los Institutos de Investigación Médica Huntington. Un autor declaró prestar sus servicios como asesor de Genentech, Novartis, Instituto Banner para Alzheimer y Bioclinica.

 

Obtenido en Medscape: http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900644

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.