ÚLTIMAS NOTICIAS

Si queremos evitar la demencia en mayores, controlemos la inflamación de bajo grado

MÉTODOS: adultos residentes en la comunidad mayores de la evaluación de Gi ..
Artículo completo

Publicado: 19/06/2017

Los especialistas más importantes a nivel mundial ¿Toman suplementos?

El profesor Jose Antonio, Ph.D. FISSN FNSCA CSCS, es el CEO y co-fundador de la In ..
Artículo completo

Publicado: 13/06/2017

Ese aminoácido desconocido L-Teanina

La teanina tiene propiedades psicoactivas estimulantes, con efecto reductor en la ..
Artículo completo

Publicado: 13/06/2017

¿Está relacionada la vitamina D con los microinfartos cerebrales?

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Massachusetts en Worcester, incluyó ..
Artículo completo

Publicado: 13/06/2017

La desconocida vitamina K

La vitamina K, también conocida como fitomenadiona o vitamina antihemorrágica, es ..
Artículo completo

Publicado: 13/06/2017
Ver todas las noticias

La enfermedad mental, la gran olvidada por los presupuestos destinados a la salud

La enfermedad mental, la gran olvidada por los presupuestos destinados a la salud

En el Atlas de Salud Mental 2014 se estima que el 1% del total del personal dedicado a la salud, se dedica a la salud mental. Por otro lado, se constata que un 45% de la población mundial vive en un país con menos de un psiquiatra por cada 100.000 habitantes.

En una comparación rápida, se observa que en la salud mental, se estima en 183,9 millones los años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) mientras que para el VIH son sólo 81,5 millones, lo que refleja claramente que la "carga de enfermedad" (disease burden) es más del doble para la salud mental que para el VIH. Sin embargo, actualmente se destinan 6,8 miles de millones de dólares para combatir el VIH, mientras que sólo se destinan 136,12 millones de dólares para la salud mental. "Estamos ignorando la salud mental globalmente: tanto como países, como comunidades". Tanto es así, que las empresas de seguros médicos no incluyen a los trastornos mentales dentro de la cobertura de las enfermedades que ofrecen.

 

Se estima que para un grupo seleccionado de 36 países, una inversión de 91 miles de millones de dólares sería suficiente para empezar a resolver la crisis de trastornos de depresión actual, y el rendimiento, en términos de productividad y valor de salud, sería un 5,3 veces mayor, económicamente hablando. Es decir, por cada dólar que se invierta en iniciativas para tratar la depresión, resultaría en 5,3 dólares reflejados en mejor productividad, calidad de vida y salud.

 

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.