ÚLTIMAS NOTICIAS

¿Y los sanitarios? ¿Siguen la dieta mediterránea?

Un estudio realizado con autoinformes de dieta mediterránea (DiMe),(1) cumplimenta ..
Artículo completo

Publicado: 20/07/2017

Definiendo el comportamiento sedentario y la inactividad física

  Un grupo de investigadores ha definido nueve conceptos -inactividad física, ..
Artículo completo

Publicado: 19/07/2017

La hipótesis del elevado colesterol calorías han muerto. Es hora de centrarse en la verdadera culpable

Hay evidencia emergente que demuestra que la resistencia a la insulina es el predi ..
Artículo completo

Publicado: 15/07/2017

Un flavonoide de las fresas puede prevenir el envejecimiento neuronal en algunas demencias

Maher, que trabaja en el laboratorio de David Schubert, director del Laboratorio d ..
Artículo completo

Publicado: 12/07/2017

Biodisponibilidad del calcio de las aguas minerales con diversa mineralización en comparación con la leche y un suplemento de calcio

  Objetivo: El objetivo del presente estudio fue comparar la biodisponibi ..
Artículo completo

Publicado: 08/07/2017
Ver todas las noticias

Una dieta alta en grasas y azúcares durante el embarazo puede estar vinculada con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad

Una dieta alta en grasas y azúcares durante el embarazo puede estar vinculada con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad

Una dieta alta en grasas y azúcares durante el embarazo puede estar vinculada con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad

La investigación, llevada a cabo por científicos del King’s College London (KCL) y la Universidad de Bristol, indica que una dieta poco sana altera el ADN del bebé de un modo que puede generar modificaciones cerebrales y un posterior TDAH.

Este trastorno y otros problemas de conducta son los casos más habituales que aborda la salud mental infantil en Reino Unido, y tienden a ir de la mano: más del 40% de los niños con problemas de conducta diagnosticados también tienen TDAH.

Las dietas altas en grasas y azúcares durante el embarazo ya se habían asociado a problemas de conducta y TDAH antes, pero el estudio, publicado este jueves en el Journal of Child Psychology and Psychiatry, trata de prestar atención a los procesos involucrados.

Los científicos han estudiado a participantes del colectivo “niños de los 90” de Bristol. Han comparado a 83 niños con problemas de conducta persistentes iniciados a edades tempranas con 81 niños con bajos niveles de problemas de conducta. Han evaluado cómo la nutrición de sus madres alteró el IGF2, un gen implicado en el desarrollo del feto, del cerebelo y del hipocampo, que son zonas del cerebro involucradas en el TDAH.

Los resultados muestran que las dietas con muchas grasas y azúcares, ricas en alimentos procesados y golosinas, están relacionadas con mayores modificaciones del IGF2 en ambos grupos de niños. Una mayor metilación de ese gen también se asocia a mayores síntomas del TDAH entre los siete y los 13 años, pero solo en niños con un inicio temprano de problemas de conducta como las mentiras o las peleas.

El coautor de la investigación, Edward Barker, del departamento de Psicología del KCL, destaca que los padres con hijos con TDAH no deberían sentirse culpables porque la dieta es solo uno de los factores, aunque uno potencialmente significativo.

 

Artículo completo : http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jcpp.12589/full

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.