ÚLTIMAS NOTICIAS

Vínculo entre la luz, la grasa y la microbiota intestinal

Una proteína llamada NFIL3 está en el centro de una transacción metabólica clave e ..
Artículo completo

Publicado: 26/09/2017

¿Es adecuado el aguacate para los mayores?

Investigadores de la Tufts University (Estados Unidos) aseguran que el consumo dia ..
Artículo completo

Publicado: 19/09/2017

¿Pueden, simplemente, 10 olivas, tener un fuerte potencial nutracéutico?

Las aceitunas contienen compuestos, llamados catecoles -especialmente 3,4-dihidrox ..
Artículo completo

Publicado: 14/09/2017

Sobre las ayudas ergogénicas... Posicionamientos de consenso

Tomar ayudas ergogénicas sin el asesoramiento de un experto, puede no ser tan peli ..
Artículo completo

Publicado: 14/09/2017

Dieta cetogénica aumenta la expectativa de vida y la memoria en ratones

  Las dietas cetogénicas simula ciertos aspectos metabólicos de la restricción ..
Artículo completo

Publicado: 05/09/2017
Ver todas las noticias

El cambio climático, culpable de la deficiencia de selenio en los cereales

El cambio climático, culpable de la deficiencia de selenio en los cereales

Estudios previos han demostrado que las bajas concentraciones de selenio están asociadas con un alto pH y disponibilidad de oxígeno y bajo contenido de arcilla y carbono orgánico del suelo. En Europa, como se sabe por estudios regionales, los suelos pobres en selenio están particularmente en Alemania, Dinamarca, Escocia, Finlandia y algunos países de los Balcanes.

Sin embargo, hasta ahora se sabe poco sobre la distribución global del selenio. Utilizando técnicas estadísticas de minería --que implican la evaluación de conjuntos de datos originalmente recogidos para otros fines científicos de Eawag, en Suiza, y otros cinco institutos de investigación han modelado las concentraciones globales de selenio en el suelo.

Los dieciséis conjuntos de datos evaluados (1994-2016) comprendían un total de 33.241 puntos con datos del suelo. El análisis de las concentraciones de selenio en los 30 centímetros más altos del suelo, junto con 26 variables ambientales, indicó el papel dominante de las interacciones clima-suelo en el control de las distribuciones de selenio en el suelo.

Los principales factores que influyen en las concentraciones de selenio en el suelo son la precipitación y el llamado índice de aridez (potencial de evaporación: ratio de precipitación). La precipitación conduce a la lixiviación del selenio del suelo y al mismo tiempo, la precipitación puede tener un efecto positivo en las concentraciones de selenio, ya que el contenido de oxígeno es menor en suelos húmedos que en secos, lo que significa que el selenio es menos soluble y, por tanto, menos móvil.

El 66% de las tierras de cultivo perderán selenio este siglo

Además, la precipitación frecuente lleva a un pH bajo del suelo, que promueve la unión del selenio negativamente cargado a las partículas del suelo. Las concentraciones más elevadas de selenio son más probables que se produzcan en áreas con entre baja a moderada precipitación y alto contenido de arcilla, mientras que las concentraciones más bajas se encuentran en áreas áridas con alto pH y bajo contenido de arcilla.

A la luz de estos hallazgos, los científicos modelaron las concentraciones medias de selenio en el suelo para los periodos 1980-1999 y 2080-2099. Bajo un escenario moderado de cambio climático, se prevé que los niveles de selenio aumenten en partes de Australia, China, India y África, pero, en general, se espera que los niveles de selenio disminuyan.

Para el final de este siglo (2080-2099), se prevé que el 66 por ciento de las tierras de cultivo perderán selenio (disminución media de casi el 9 por ciento en comparación con 1980-1999) y se verán particularmente las zonas agrícolas de Europa e India, China, el sur de América del Sur, el sur de África y el suroeste de Estados Unidos.

Estas pérdidas podrían tener implicaciones para la salud humana --en la actualidad, se cree que hasta mil millones de personas están afectadas por una ingesta baja de selenio en la dieta. Según los autores, este estudio sirve de alerta temprana para las organizaciones humanitarias y la agroindustria, ya que podrían emplearse fertilizantes que contienen selenio para combatir la deficiencia de selenio, como se ha hecho en Finlandia desde 1984, así como usarse aditivos de selenio en la alimentación animal.

 

Fuente: https://www.diariosigloxxi.com/texto-ep/mostrar/20170220210739/cambio-climatico-promueve-deficiencia-selenio

El selenio es un micronutriente esencial obtenido de fuentes alimenticias como los cereales, pero el contenido de selenio de los alimentos depende en gran medida de las concentraciones en el suelo. Su falta puede incidir en la salud humana. Estudios previos han demostrado que las bajas concentraciones de selenio están asociadas con un alto pH y disponibilidad de oxígeno y bajo contenido de arcilla y carbono orgánico del suelo. En Europa, como se sabe por estudios regionales, los suelos pobres en selenio están particularmente en Alemania, Dinamarca, Escocia, Finlandia y algunos países de los Balcanes. Sin embargo, hasta ahora se sabe poco sobre la distribución global del selenio. Utilizando técnicas estadísticas de minería --que implican la evaluación de conjuntos de datos originalmente recogidos para otros fines--, científicos de Eawag, en Suiza, y otros cinco institutos de investigación han modelado las concentraciones globales de selenio en el suelo, informa este organismo en un comunicado. Los dieciséis conjuntos de datos evaluados (1994-2016) comprendían un total de 33.241 puntos con datos del suelo. El análisis de las concentraciones de selenio en los 30 centímetros más altos del suelo, junto con 26 variables ambientales, indicó el papel dominante de las interacciones clima-suelo en el control de las distribuciones de selenio en el suelo. Los principales factores que influyen en las concentraciones de selenio en el suelo son la precipitación y el llamado índice de aridez (potencial de evaporación: ratio de precipitación). La precipitación conduce a la lixiviación del selenio del suelo y al mismo tiempo, la precipitación puede tener un efecto positivo en las concentraciones de selenio, ya que el contenido de oxígeno es menor en suelos húmedos que en secos, lo que significa que el selenio es menos soluble y, por tanto, menos móvil. EL 66 POR CIENTO DE LAS TIERRAS DE CULTIVO PERDERÁN SELENIO ESTE SIGLO Además, la precipitación frecuente lleva a un pH bajo del suelo, que promueve la unión del selenio negativamente cargado a las partículas del suelo. Las concentraciones más elevadas de selenio son más probables que se produzcan en áreas con entre baja a moderada precipitación y alto contenido de arcilla, mientras que las concentraciones más bajas se encuentran en áreas áridas con alto pH y bajo contenido de arcilla. A la luz de estos hallazgos, los científicos modelaron las concentraciones medias de selenio en el suelo para los periodos 1980-1999 y 2080-2099. Bajo un escenario moderado de cambio climático, se prevé que los niveles de selenio aumenten en partes de Australia, China, India y África, pero, en general, se espera que los niveles de selenio disminuyan. Para el final de este siglo (2080-2099), se prevé que el 66 por ciento de las tierras de cultivo perderán selenio (disminución media de casi el 9 por ciento en comparación con 1980-1999) y se verán particularmente las zonas agrícolas de Europa e India, China, el sur de América del Sur, el sur de África y el suroeste de Estados Unidos. Estas pérdidas podrían tener implicaciones para la salud humana --en la actualidad, se cree que hasta mil millones de personas están afectadas por una ingesta baja de selenio en la dieta. Según los autores, este estudio sirve de alerta temprana para las organizaciones humanitarias y la agroindustria, ya que podrían emplearse fertilizantes que contienen selenio para combatir la deficiencia de selenio, como se ha hecho en Finlandia desde 1984, así como usarse aditivos de selenio en la alimentación animal. El selenio es un micronutriente esencial obtenido de fuentes alimenticias como los cereales, pero el contenido de selenio de los alimentos depende en gran medida de las concentraciones en el suelo. Su falta puede incidir en la salud humana. Estudios previos han demostrado que las bajas concentraciones de selenio están asociadas con un alto pH y disponibilidad de oxígeno y bajo contenido de arcilla y carbono orgánico del suelo. En Europa, como se sabe por estudios regionales, los suelos pobres en selenio están particularmente en Alemania, Dinamarca, Escocia, Finlandia y algunos países de los Balcanes. Sin embargo, hasta ahora se sabe poco sobre la distribución global del selenio. Utilizando técnicas estadísticas de minería --que implican la evaluación de conjuntos de datos originalmente recogidos para otros fines--, científicos de Eawag, en Suiza, y otros cinco institutos de investigación han modelado las concentraciones globales de selenio en el suelo, informa este organismo en un comunicado. Los dieciséis conjuntos de datos evaluados (1994-2016) comprendían un total de 33.241 puntos con datos del suelo. El análisis de las concentraciones de selenio en los 30 centímetros más altos del suelo, junto con 26 variables ambientales, indicó el papel dominante de las interacciones clima-suelo en el control de las distribuciones de selenio en el suelo. Los principales factores que influyen en las concentraciones de selenio en el suelo son la precipitación y el llamado índice de aridez (potencial de evaporación: ratio de precipitación). La precipitación conduce a la lixiviación del selenio del suelo y al mismo tiempo, la precipitación puede tener un efecto positivo en las concentraciones de selenio, ya que el contenido de oxígeno es menor en suelos húmedos que en secos, lo que significa que el selenio es menos soluble y, por tanto, menos móvil. EL 66 POR CIENTO DE LAS TIERRAS DE CULTIVO PERDERÁN SELENIO ESTE SIGLO Además, la precipitación frecuente lleva a un pH bajo del suelo, que promueve la unión del selenio negativamente cargado a las partículas del suelo. Las concentraciones más elevadas de selenio son más probables que se produzcan en áreas con entre baja a moderada precipitación y alto contenido de arcilla, mientras que las concentraciones más bajas se encuentran en áreas áridas con alto pH y bajo contenido de arcilla. A la luz de estos hallazgos, los científicos modelaron las concentraciones medias de selenio en el suelo para los periodos 1980-1999 y 2080-2099. Bajo un escenario moderado de cambio climático, se prevé que los niveles de selenio aumenten en partes de Australia, China, India y África, pero, en general, se espera que los niveles de selenio disminuyan. Para el final de este siglo (2080-2099), se prevé que el 66 por ciento de las tierras de cultivo perderán selenio (disminución media de casi el 9 por ciento en comparación con 1980-1999) y se verán particularmente las zonas agrícolas de Europa e India, China, el sur de América del Sur, el sur de África y el suroeste de Estados Unidos. Estas pérdidas podrían tener implicaciones para la salud humana --en la actualidad, se cree que hasta mil millones de personas están afectadas por una ingesta baja de selenio en la dieta. Según los autores, este estudio sirve de alerta temprana para las organizaciones humanitarias y la agroindustria, ya que podrían emplearse fertilizantes que contienen selenio para combatir la deficiencia de selenio, como se ha hecho en Finlandia desde 1984, así como usarse aditivos de selenio en la alimentación animal

Fuente: CO2
El selenio es un micronutriente esencial obtenido de fuentes alimenticias como los cereales, pero el contenido de selenio de los alimentos depende en gran medida de las concentraciones en el suelo. Su falta puede incidir en la salud humana. Estudios previos han demostrado que las bajas concentraciones de selenio están asociadas con un alto pH y disponibilidad de oxígeno y bajo contenido de arcilla y carbono orgánico del suelo. En Europa, como se sabe por estudios regionales, los suelos pobres en selenio están particularmente en Alemania, Dinamarca, Escocia, Finlandia y algunos países de los Balcanes. Sin embargo, hasta ahora se sabe poco sobre la distribución global del selenio. Utilizando técnicas estadísticas de minería --que implican la evaluación de conjuntos de datos originalmente recogidos para otros fines--, científicos de Eawag, en Suiza, y otros cinco institutos de investigación han modelado las concentraciones globales de selenio en el suelo, informa este organismo en un comunicado. Los dieciséis conjuntos de datos evaluados (1994-2016) comprendían un total de 33.241 puntos con datos del suelo. El análisis de las concentraciones de selenio en los 30 centímetros más altos del suelo, junto con 26 variables ambientales, indicó el papel dominante de las interacciones clima-suelo en el control de las distribuciones de selenio en el suelo. Los principales factores que influyen en las concentraciones de selenio en el suelo son la precipitación y el llamado índice de aridez (potencial de evaporación: ratio de precipitación). La precipitación conduce a la lixiviación del selenio del suelo y al mismo tiempo, la precipitación puede tener un efecto positivo en las concentraciones de selenio, ya que el contenido de oxígeno es menor en suelos húmedos que en secos, lo que significa que el selenio es menos soluble y, por tanto, menos móvil. EL 66 POR CIENTO DE LAS TIERRAS DE CULTIVO PERDERÁN SELENIO ESTE SIGLO Además, la precipitación frecuente lleva a un pH bajo del suelo, que promueve la unión del selenio negativamente cargado a las partículas del suelo. Las concentraciones más elevadas de selenio son más probables que se produzcan en áreas con entre baja a moderada precipitación y alto contenido de arcilla, mientras que las concentraciones más bajas se encuentran en áreas áridas con alto pH y bajo contenido de arcilla. A la luz de estos hallazgos, los científicos modelaron las concentraciones medias de selenio en el suelo para los periodos 1980-1999 y 2080-2099. Bajo un escenario moderado de cambio climático, se prevé que los niveles de selenio aumenten en partes de Australia, China, India y África, pero, en general, se espera que los niveles de selenio disminuyan. Para el final de este siglo (2080-2099), se prevé que el 66 por ciento de las tierras de cultivo perderán selenio (disminución media de casi el 9 por ciento en comparación con 1980-1999) y se verán particularmente las zonas agrícolas de Europa e India, China, el sur de América del Sur, el sur de África y el suroeste de Estados Unidos. Estas pérdidas podrían tener implicaciones para la salud humana --en la actualidad, se cree que hasta mil millones de personas están afectadas por una ingesta baja de selenio en la dieta. Según los autores, este estudio sirve de alerta temprana para las organizaciones humanitarias y la agroindustria, ya que podrían emplearse fertilizantes que contienen selenio para combatir la deficiencia de selenio, como se ha hecho en Finlandia desde 1984, así como usarse aditivos de selenio en la alimentación animal.

Fuente: CO2
© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.