ÚLTIMAS NOTICIAS

¿Y los sanitarios? ¿Siguen la dieta mediterránea?

Un estudio realizado con autoinformes de dieta mediterránea (DiMe),(1) cumplimenta ..
Artículo completo

Publicado: 20/07/2017

Definiendo el comportamiento sedentario y la inactividad física

  Un grupo de investigadores ha definido nueve conceptos -inactividad física, ..
Artículo completo

Publicado: 19/07/2017

La hipótesis del elevado colesterol calorías han muerto. Es hora de centrarse en la verdadera culpable

Hay evidencia emergente que demuestra que la resistencia a la insulina es el predi ..
Artículo completo

Publicado: 15/07/2017

Un flavonoide de las fresas puede prevenir el envejecimiento neuronal en algunas demencias

Maher, que trabaja en el laboratorio de David Schubert, director del Laboratorio d ..
Artículo completo

Publicado: 12/07/2017

Biodisponibilidad del calcio de las aguas minerales con diversa mineralización en comparación con la leche y un suplemento de calcio

  Objetivo: El objetivo del presente estudio fue comparar la biodisponibi ..
Artículo completo

Publicado: 08/07/2017
Ver todas las noticias

Café, envejecimiento e inflamación

Café, envejecimiento e inflamación

Las personas mayores presentan niveles elevados de la molécula  inflamatoria interleucina 1β  en sangre, que suelen asociarse a diversas condiciones asociadas al envejecimiento. Los inflamasomas, estructuras intracelulares activadas por la presencia de patógenos o estrés celular, son una de las fuentes de interleucina 1β, pero hasta el momento no se había investigado cómo podrían contribuir al desarrollo de enfermedades asociadas a la edad.

Con el objetivo de profundizar en los mecanismos que conectan el sistema inmunitario con el envejecimiento y condiciones asociadas, los investigadores analizaron la expresión de genes del inflamasoma en muestras de sangre de los participantes de la cohorte Stanford-Ellison,  una muestra compuesta por personas sanas de diversas edades cuya salud es monitorizada de forma periódica. Al comparar la expresión de los genes del inflamasoma en la sangre de los participantes jóvenes frente a la de los de mayor edad, el equipo detectó que la expresión de módulos diferentes de genes del inflamasoma está correlacionada con la salud y longevidad de las personas de más edad. Los investigadores pudieron separar  a los participantes de mayor edad en dos grupos, aquellos con elevada expresión de los genes del inflamasoma que muestran expresión constitutiva de IL-1β, y aquellos con baja expresión de los genes del inflamasoma que no expresan IL-1β de forma constitutiva. Las personas del primer grupo, con expresión constitutiva de IL-1β,  mostraban alteraciones en el metabolismo de nucleótidos y elevado estrés oxidativo, situaciones que pueden aumentar los niveles de radicales libres en la célula. Estas personas presentaban tasas elevadas de hipertensión y rigidez en sus arterias, conectando la mayor expresión de genes del inflamasoma con la aparición de condiciones cardiacas. En aquellos mayores de 85 años, además, la elevada expresión de los genes del inflamasoma estaba asociada a una mayor mortalidad.

El análisis de metabolitos en las muestras de las personas con elevada expresión de genes del inflamasoma e hipertensión permitió identificar dos moléculas, N4A y adenina, capaces de activar los inflamasomas y desencadenar tanto una respuesta in vitro por parte de plaquetas y neutrófilos  como inducir inflamación e hipertensión en ratones.

La cafeína tiene una estructura similar a la adenosina y actúa como antagonista de la misma, por lo que los investigadores decidieron estimar si los niveles de cafeína en sangre están relacionados con la modulación de los genes del inflamasoma. En primer lugar, a partir de los resultados de cuestionarios sobre el uso de bebidas con cafeína, el equipo observó que aquellas personas mayores con tendencia a consumir más cafeína mostraban niveles de expresión de IL-1β más bajos en sangre. A continuación comprobaron que aquellas personas del grupo con menor expresión de los genes del inflamasoma  en sangre presentaban niveles más elevados de los metabolitos resultantes del café, como la teofilina o la teobromina, también presentes en el té y el chocolate, respectivamente. Por último confirmaron el efecto de la cafeína in vitro, estudiando cómo niveles equivalentes a los presentes en la sangre de los consumidores de café afectan a la expresión de IL-1β. La adición de cafeína inhibía la secreción de IL-1β, por medio de la reducción de la expresión del gen NLRC4 del inflamasoma.

Los resultados del trabajo conectan la respuesta inmunitaria innata mediada por la activación del inflamasoma con la inflamación crónica y las enfermedades cardiovasculares, mostrando  un nuevo proceso inflamatorio implicado en el desarrollo de diversas condiciones fisiológicas asociadas al envejecimiento. Los investigadores sugieren que un incremento en el estrés oxidativo en las personas de mayor edad lleva a un aumento en la degradación del ARN de transferencia, lo que da lugar a la producción de N4A y el aumento de la expresión de NLRC4.

Además, señalan un mecanismo por el que la cafeína influye en la longevidad. El consumo moderado de café podría suprimir la inflamación sistémica causada por la activación del inflamasoma y contribuir así a la correlación observada entre el consumo de cafeína y la longevidad

 

Investigación original: Furman D, et al. Expression of specific inflammasome gene modules stratifies older individuals into two extreme clinical and immunological states. Nat Med. 2017 Jan 16. doi: http://dx.doi.org/10.1038/nm.4267

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.