ÚLTIMAS NOTICIAS

¿Y los sanitarios? ¿Siguen la dieta mediterránea?

Un estudio realizado con autoinformes de dieta mediterránea (DiMe),(1) cumplimenta ..
Artículo completo

Publicado: 20/07/2017

Definiendo el comportamiento sedentario y la inactividad física

  Un grupo de investigadores ha definido nueve conceptos -inactividad física, ..
Artículo completo

Publicado: 19/07/2017

La hipótesis del elevado colesterol calorías han muerto. Es hora de centrarse en la verdadera culpable

Hay evidencia emergente que demuestra que la resistencia a la insulina es el predi ..
Artículo completo

Publicado: 15/07/2017

Un flavonoide de las fresas puede prevenir el envejecimiento neuronal en algunas demencias

Maher, que trabaja en el laboratorio de David Schubert, director del Laboratorio d ..
Artículo completo

Publicado: 12/07/2017

Biodisponibilidad del calcio de las aguas minerales con diversa mineralización en comparación con la leche y un suplemento de calcio

  Objetivo: El objetivo del presente estudio fue comparar la biodisponibi ..
Artículo completo

Publicado: 08/07/2017
Ver todas las noticias

Europa descarta la reautorización del maíz transgénico MON810

Europa descarta la reautorización del maíz transgénico MON810

De nuevo, desde octubre, los estados europeos y el Parlamento Europeo, han rechazado por tercera vez el cultivo de dos nuevas variedades de maíz transgénico (Bt11 y 1507) y la reautorización del maíz MON810, el único cultivo transgénico autorizado actualmente en Europa, aunque se cultiva sólo en la península ibérica, especialmente en la provincia de Huesca.

Greenpeace, la Red de Semillas, la Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos y Ecologistas en Acción, se habían unido para presionar al Gobierno estatal a que se sumara a la mayoría de estados europeos que rechazan la propuesta y que los prohíben en sus territorios, pero la postura española, como ya nos tienen acostumbrados defendiendo más los intereses de los grandes negocios agroalimentarios que la salud de las personas y el medio ambiente, fue finamente favorable a la autorización.

El pasado 27 de enero se sometía a votación por parte de los Estados miembros la autorización de dos nuevos tipos de maíz transgénico, Bt11 y 1507, y la reautorización del maíz MON810, el único transgénico cultivado comercialmente en la UE, fundamentalmente en las provincias de Zaragoza y Huesca. Estas variedades pertenecen a las empresas Syngenta y Dow-Pioneer.Una mayoría del Parlamento Europeo ya había votado en contra de estas autorizaciones el pasado mes de octubre. Al no obtenerse una mayoría cualificada a favor ni en contra de la aprobación de ninguno de los tres la decisión se pospuso al pasado lunes, 27 de marzo, que volvió a ser rechazado.

Los tres tipos de maíz comparten la misma característica: ser capaces de producir una toxina insecticida. Esto se debe a la inserción de un gen procedente de una bacteria del suelo, Bacillus thuringiensis. Además, el maíz 1507 tiene un gen marcador que le permite resistir la aplicación del herbicida glufosinato de amonio.

Las solicitudes para la aprobación del maíz Bt11 y la del 1507 fueron presentadas por primera vez hace más de quince años. El maíz MON810 lleva cultivándose en España desde el año 2003, aunque el cultivo de maíz transgénico se inició en 1998 con la aprobación del maíz Bt176, retirado en 2005 por los riesgos para la salud humana derivados de la presencia de un gen marcador de resistencia a la ampicilina.

Las variedades de maíz obtenidas mediante mejora convencional han avanzado considerablemente desde entonces, y los técnicos del Gobierno de Aragón –el territorio con mayor presencia de maíz transgénico– llevan varios años seguidos alertando de que el maíz convencional está produciendo más que el maíz transgénico y que el taladro (la plaga del maíz que debería combatir el maíz transgénico) no viene causando en los últimos años daños relevantes. Es por esto que cuestionan la necesidad de seguir cultivándolo.

Los insecticidas derivados de la bacteria Bacillus thuringiensis se han utilizado durante años en la lucha contra determinadas plagas, tanto en agricultura convencional como en ecológica. Sin embargo, se trata de aplicaciones puntuales en determinados momentos del ciclo de cultivo. Con la utilización de plantas que producen su propio insecticida la presencia de la toxina es constante, lo que permite a las plagas evolucionar más rápido para resistirlas, disminuyendo su efectividad: esta pérdida de efectividad no sólo afectará a los agricultores que han decidido cultivar transgénicos, sino también a los que cultivan maíz no transgénico y ecológico. Este problema, que aún no ha comenzado a manifestarse en la península, sí que está afectando a otras zonas del globo en la que se han extendido los cultivos transgénicos Bt.transgénicos

Un problema que sí está afectando gravemente al cultivo del maíz en Aragón y Cataluña, las regiones con mayor presencia de maíz transgénico, es la expansión del teosinte: esta planta adventicia originaria de Centroamérica, ancestro del maíz, está resultando especialmente difícil de controlar. Si se cruzase con el maíz transgénico y adquiriese la capacidad de producir estas toxinas insecticidas, así como la de tolerancia al herbicida glufosinato presente en el maíz 1507, aumentaría su capacidad de dispersión, agravando aún más la situación.

 

Gabriela Vázquez, portavoz de Ecologistas en Acción.

© Europa21 2013 Todos los derechos reservados.